“Nunca en la historia de los conflictos humanos, tantos le debieron a tan pocos”. Reseña de Strategic Command WWII: War In Europe (PC, 2016)

Por PATRICIO LE CERF V.

Licenciado en Historia y Magíster en Ciencia Política con Mención en Relaciones Internacionales

Pontificia Universidad Católica de Chile.


Desarrollado por Fury Software y publicado por Slitherine y Matrix Games el 17 de noviembre de 2016, Strategic Command WWII: War in Europe, constituye la quinta iteración de esta franquicia de estrategia militar por turnos iniciada en 2002. Ambientado en el teatro de operaciones europeo de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), el jugador tiene la oportunidad de recrear con una multiplicidad de unidades terrestres, aéreas y navales de la época, los más icónicos pasajes del conflicto tanto desde la perspectiva del bando Aliado como la del eje. La invasión de Polonia, el blitzkrieg en Francia, la batalla de El-Alamein, el sitio de Leningrado, la batalla de Stalingrado, el desembarco en Normandía, la operación Market-Garden y la ofensiva de las Ardenas, son algunos de los tantos escenarios que el usuario puede emular, sea comandando a los Aliados siguiendo el curso oficial de la historia, o bien creando una línea temporal alterna al liderar las fuerzas del eje hacia la victoria. ¡El destino de la guerra está en tus manos!

*Video propiedad de TodoJuegos.


HISTORIA/ARGUMENTO

Situándose en el teatro de operaciones europeo de la Segunda Guerra Mundial, Strategic Command WWII: War in Europe, divide el punto partido de la acción en 6 puntos. Cada uno marcando un punto de inflexión de la guerra:

1939, Tormenta sobre Europa: empieza el 1 de septiembre con la invasión alemana de Polonia.

1940, Ataque al oeste: empieza el 10 de mayo con la invasión alemana de Francia.

1941, Operación Barbarroja: empieza el 22 de junio con la invasión alemana de la Unión Soviética.

1942, Operación Azul: empieza el 28 de junio con el avance alemán hacia el Cáucaso soviético.

1943, Operación Ciudadela: empieza el 5 de julio con la Batalla de Kursk.

1944, Del Día D a Berlín: empieza el 6 de junio con el desembarco aliado en Normandía.

Con la elección de cada escenario el jugador dispondrá, dependiendo del bando elegido, un número determinado de unidades, recursos y territorio que estará directamente determinado por el año del conflicto.

Por ejemplo: al elegir 1941 como punto de partida, el eje comenzará con un vasto número de tropas, recursos y territorios, mientras que los Aliados amasarán una fuerza abatida, recursos disminuidos y un territorio altamente segmentado. Por el contrario, si el usuario elige 1944 como punto de partida, el eje se encontrará numéricamente en desventaja, con una disponibilidad de recursos precaria y un territorio cada vez más disminuido; mientras que para los Aliados el mismo escenario será el completo opuesto. Por consiguiente, el jugador goza de un amplio margen de acción y de rejugabilidad.

En cuanto a las condiciones de victoria, estas dependen del bando elegido. Para los Aliados, estos necesitan poseer y haber conquistado Berlín, Roma, Varsovia, París, Londres, Moscú y Washington DC. Por el contrario, el Eje requiere Berlín, Roma, Varsovia, París, Londres, Moscú, Leningrado, Stalingrado y El Cairo.

NOTA: El juego NO hace ninguna apología o referencia al nazismo y su simbología. Dado a su publicación internacional en múltiples territorios, incluyendo Alemania, los diseñadores apostaron (al igual que muchas editoras) por representar al Tercer Reich con una bandera de la Wermacht, pero sin la esvástica en su centro, evitando con ello cualquier tipo de polémica y censura en el mercado germano.

Steam

JUGABILIDAD/GAMEPLAY

Strategic Command WWII: War in Europe es un juego de estrategia militar basado en turnos (de una semana) ambientado en el teatro de operaciones de Europa de la Segunda Guerra Mundial. Bajo tal premisa, el jugador puede elegir entre las dos coaliciones protagonistas del conflicto: los Aliados, integrados por el Reino Unido, Canadá, Francia, Estados Unidos, Polonia y la URSS; y el Eje, compuesto por Alemania e Italia. Ambos bandos se despliegan sobre un mapeado de Europa y de América del Norte dividido en hexágonos. Cada hexágono representa cierta parte de la geografía, incluyendo ciudades, fortalezas, puertos, refinerías y yacimientos mineros. Asimismo, cada casilla representa el espacio que una unidad militar, indistintamente de la rama, puede ocupar en un determinado momento. Sólo una unidad puede ocupar un hexágono, ninguna más. Esta restricción de espacio, aparentemente frustrante en términos de diseño, hace que la elección de cada unidad, sea para defender o atacar, resulte ser significativamente más metódica y calculada.

En cuanto al sistema de batalla del programa, este resulta bastante similar al de la franquicia de estrategia, Civilization, vale decir, los enfrentamientos se definen a partir de una ponderación de factores y variables que se traducen en valores numéricos donde el de mayor rango supera al de menor cuantía. Terreno, clima, liderazgo, veteranía, número de efectivos, nivel tecnológico o grado de atrincheramiento, son algunos de los tantos factores/variables que influyen directamente en el numeral de ataque o defensa de una unidad. Por ejemplo, un cuerpo de infantería bajo el mando de un general competente, con tecnología avanzada, con amplia veteranía y un terreno y clima propicio, tendrá un valor de ataque superior (digamos 5) frente a una guarnición recién desplegada, sin cadena de mando, atrincheramiento y experiencia (digamos 1).

Respecto a los recursos y la creación de unidades, Strategic Command WWII: War in Europe, presenta un sistema de producción simplificado e intuitivo. A través de un único recurso llamado Puntos de Producción Militar (PPM), el usuario puede transversalmente entrenar unidades, investigar tecnologías e influenciar a otros países. La cantidad de PPM inicial varía notoriamente por el país/bando elegido y la fecha de inicio del conflicto. Del mismo modo, el PPM también puede incrementarse mediante investigación industrial, la incorporación de nuevos aliados y la anexión de territorios enemigos.

En la medida que el jugador consiga más PPM, sea de forma militar o diplomática, este podrá entrenar más unidades de tipo terrestre, aéreo y naval propios del conflicto y de cada bando.

  • Unidades terrestres: cuartel general (comandantes), guarnición, cuerpo, ejército, mecanizado, paracaidistas, división de caballería, antiaéreo, artillería lanza cohetes, artillería pesada, cañón en ferrocarril, cohetes (V1 y V2), tren blindado, antitanque, tanques (ligero y mediano) y tanques pesados.
  • Unidades áreas: cazas, bombarderos tácticos, bombarderos estratégicos y bombarderos navales.
  • Unidades navales: acorazado, crucero de batalla, crucero pesado, destructor, portaaviones y submarinos.

El sistema de diplomacia utilizado por el título es bastante simple e instrumental. Mediante la compra de “puntos” con un valor de 50 PPM, el jugador puede, dependiendo el bando, influir diplomáticamente sobre los países neutrales para que se unan a su respectiva facción. De igual manera, el usuario puede implementar estos puntos para disminuir el nivel de antagonismo de un país neutral simpatizante del bando opuesto. Por cada compra de un punto, el jugador suma un 5% de probabilidad de influencia por país por turno. Por consiguiente, mientras más puntos invertidos, mayores serán las probabilidades.

Similar a la diplomacia, la investigación de tecnologías opera en base a la compra de “puntos” cuyos valores fluctúan entre 100, 120, 150 y 200 PPM. A su vez, el avance de cada investigación puede acelerarse con la compra de más puntos para un mismo ítem. Con dicho sistema, el jugador puede acceder a dos tipos de investigaciones diseñados para perfeccionar su máquina de guerra:

  • Avances bélicos: armas de infantería, armas antitanques, tanques avanzados, aviones avanzados, bombarderos pesados, armamento naval, aviones de largo alcance, submarinos avanzados, armas de artillería, armas de cohetes, armas de ataque terrestre, motorización, guerra antisubmarina y defensa antiaérea.
  • Avances de doctrina militar: mando y control, guerra de infantería, guerra de blindados, guerra aérea, guerra naval, guerra anfibia, espionaje e inteligencia, logística, tecnología de producción y tecnología industrial.

En suma, la conjunción equilibrada y progresiva de unidades, diplomacia e investigación, junto a una buena gestión de PPM, marcarán la diferencia entre la victoria y la derrota de las fuerzas del jugador.


GRÁFICOS

A nivel visual, Strategic Command WWII: War in Europe apuesta por una dirección de arte simple, pero efectiva. Tanto el mapeado como las unidades presentan un diseño minimalista que, sin ser fotorrealista o tridimensional, logra reproducir de forma contundente el tono y el aspecto de la Segunda Guerra Mundial. Asimismo, este registro simplificado hace que el título no sea exigente a nivel de procesador y memoria, permitiendo así que el rendimiento del título sea fluido, estable y accesible para la gran mayoría de computadores y portátiles del mercado.

Personalmente, creo que este es uno de los aspectos más fuertes del programa, puesto que no sólo está bien optimizado en términos de rendimiento, sino que además logra distinguirse de la vasta competencia, brindándole así una personalidad propia al título. No obstante, resulta evidente que este apartado gráfico no esta diseñado para todos los gustos, sobre todo sí se considera el avanzado componente visual de otros juegos ambientados en la Segunda Guerra Mundial. Por lo mismo, este apartado (y la jugabilidad por turnos), resulta ser una espada de doble filo para el programa en términos de primeras impresiones, más aún en un mercado saturado de juegos ambientados en el conflicto armado más letal de la historia.

Globalgames

MÚSICA/SONIDO

A nivel personal, este constituye el aspecto más débil del producto cuando se compara con los otros apartados. Los efectos de sonido, por un lado, recrean de buena manera los objetos y unidades del conflicto, dotando así al título de un buen grado de realismo e inmersión al conjugarse con su correcto apartado visual. La banda sonora, por otro lado, no cuenta con el mismo nivel. El puñado de melodías presentes (al menos hasta la versión 1.00), si bien afines al contexto estratégico-militar del título, terminan siendo monótonas y genéricas; motivo por el cual no es de sorprender que el usuario acabe desactivando este componente en favor de otra fuente musical.


MULTIJUGADOR

Pese a no estar disponible en su fecha de lanzamiento, el componente online de este título (actualizado en versiones posteriores a la 1.00) logra ampliar significativamente la rejugabilidad de este. Al medirse con otra persona, los usuarios pueden emplear estrategias y tácticas que se escapan a la predictibilidad histórica de la inteligencia artificial, imprimiéndole así un ritmo de juego más metódico y calculador donde cada decisión importa.

En cuanto al desarrollo de las partidas online, estas se desarrollan entre dos personas en un esquema de turnos al igual que la modalidad de un solo jugador. Al comenzar la partida, cada usuario elige un bando (Aliados o Eje) y un año de inicio, para luego, cual juego de ajedrez, diseñar y ejecutar por turnos sus planes y estrategias para superar al rival. En términos de rendimiento, mi experiencia ha sido bastante positiva, empero esto puede variar dependiendo del tipo de conectividad de cada usuario. Asimismo, cabe destacar que, al ser no ser un título masivo, no se garantiza la presencia de más jugadores.  Este último punto puede constituir un gran detractor para aquellos jugadores que disfrutan de sesiones en línea.


CONCLUSIÓN

En definitiva, Strategic Command WWII: War in Europe se posiciona como un título de estrategia atractivo y accesible, que logra exitosamente recrear la escala e intensidad de las principales batallas de la Segunda Guerra Mundial. Con una amplia variedad de unidades, mecánicas y opciones, el juego ofrece una intuitiva y rejugable experiencia. Sin embargo, Strategic Command WWII: War in Europe no es un juego para todos los públicos. Su naturaleza pausada y metódica basada en turnos difiere de la gran mayoría de sus pares de acción inmediata y en tiempo real, como lo son Company of Heroes y Men of War. Al mismo tiempo, y para fortuna de los jugadores menos avezados en este género, el juego no alcanza las altas cuotas de aprendizaje y realismo presentes en la franquicia Hearts of Iron, haciendo que el programa desarrollado por Fury Software se ubique en un accesible punto intermedio entre la simulación realista y la acción desenfadada.

En último término, Strategic Command WWII: War in Europe se concibe como una propuesta atractiva y diferente, que conoce a su audiencia y su espacio dentro de un mercado competitivo y saturado.


¿INTERESADO EN OBTENER ESTE TÍTULO?

Strategic Command WWII: War in Europe se encuentra disponible en dos tipos de formato: digital (recomendado) y físico. Ambos completamente traducidos al ESPAÑOL.

  • Digital a través de la plataforma Steam con un valor de $18.300 pesos (requiere una cuenta de Steam que es gratuita). ENLACE AQUÍ.
  • Formato físico a través de la página oficial de Slitherine Games con un valor de $28.499 pesos (precio que no incluye costos de envío). ENLACE AQUÍ.

REQUERIMIENTOS MÍNIMOS PARA EJECUTAR EL SOFTWARE:

  • SO: Windows Vista/7/8/10
  • Procesador: 1.5 GHZ o equivalente (mayor resolución exige mayor poder de procesador)
  • Memoria: 6 GB de RAM
  • Gráficos: 8 MB memoria de video
  • DirectX: Versión 9.0c
  • Almacenamiento: 2.20 GB de espacio disponible
  • Tarjeta de sonido: DirectX compatible con tarjeta de sonido

*Imagen de cabecera propiedad de Piotr Forkasiewicz (peterfor.com).

2 comentarios sobre ““Nunca en la historia de los conflictos humanos, tantos le debieron a tan pocos”. Reseña de Strategic Command WWII: War In Europe (PC, 2016)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.